(Unsplash).

Alza la voz si escuchas una microagresión

El tip del 12 de agosto del 2022

(Este consejo fue adaptado de “Managers, Here’s How to Be a Better Ally in the Remote Workplace”, de Melinda Briana).

Como gerente, tienes la oportunidad —y la responsabilidad— única de ser un modelo a seguir en el desarrollo de un lugar de trabajo inclusivo. Esto implica reconocer y mitigar posibles conductas dañinas en ti mismo y en tu equipo.

Un ejemplo de ello es alzar la voz si escuchas o ves algo inapropiado; sobre todo, una microagresión, como que alguien interrumpa, acapare el tiempo de intervención, desprecie o se robe el crédito por las ideas de alguien más, menosprecie la experiencia de otra persona o que use estereotipos o lenguaje problemático.

Si bien estos comportamientos suelen ser involuntarios, es importante denunciarlos. Cuando surjan microagresiones, asegúrate de hacer una pausa y reconocer lo que acaba de suceder. Por ejemplo, si alguien usa una palabra anticuada o problemática para describir a un grupo de personas, podrías decir: “Quiero tomar un momento. Es imprescindible enfocarnos en el lenguaje que utilizamos para describir a las personas y X es un término problemático”.

Tu objetivo debe ser educar a la gente, no avergonzarla (pues es menos probable que eso produzca un cambio). Después del incidente, puedes darle seguimiento al asunto en privado con la persona, ofrecerle recursos útiles de aprendizaje y la opción de continuar la conversación si les resulta benéfica.

(Este consejo fue adaptado de “Managers, Here’s How to Be a Better Ally in the Remote Workplace”, de Melinda Briana).

¡TODO LO QUE NECESITAS SABER!

Subscríbete a nuestro boletín para tener acceso a contenido exclusivo, incluyendo análisis, artículos e información de actualidad. Todo lo que un directivo necesita saber.